¿Empleo o trabajo?…En cualquier caso, ¡lo importante es la aptitud!

Jun 04, 2018 by Maria y daniela Category: Opinión 0 comments Tags: Empleo

 

Vivimos en tiempos de cambios laborales vertiginosos y sistemáticos. Es difícil encajar en las tendencias modernas, incluso para quienes hemos sido educados en la perseverancia en conseguir las metas. Hemos pasado de redactar y seleccionar CV donde lo importante era destacar lo mucho que un candidato ha permanecido en una empresa, a ver perfiles trasversales, de profesionales reciclados, que trabajan en varias empresas a la vez. Estamos dando zancadas hacía un futuro donde todo el mundo se vuelve empleado autónomo, trabajamos en coworking, nos comunicamos con los clientes o jefes por vía virtual, vendemos y compramos de sitios que nunca imaginamos que existirían. El trabajo desde siempre organiza, a la vez que reflejanuestro  entorno; como manera de producir bienes para la supervivencia, como forma de distribución de poderes en los grupos y comunidades humanos o si queréis también, como modo de ver y medir la satisfacción personal, que nos acompaña desde dejar el pupitre hasta llegar a la edad de retiro profesional.

El trabajo que elegimos tiene que ver con nuestro entorno y con la educación social que recibimos, pero también con el mundo de nuestras emociones. Parece que en la manera de trabajar de hoy día hemos ganado mucha libertad, inimaginable para un empleado del siglo XX, pero si nos acercamos a un emprendedor o autoempleado, veremos que también nos ha generado mucha soledad.La sensación de soledad es muy dura, sobre todo por las incertidumbre cuando hay que tomar decisiones En la soledad cuenta mucho la capacidad del ser humano de sobreponerse a las trabas y barreras con las que nos encontramos en lo laboral a diario. Trabajar en espacios de coworking donde puedes compartir problemas similares, inquietudes, nuevas soluciones o incluso oportunidades, puede ayudar mucho a paliar esta soledad.

El trabajo en colectivo no exige una sobredosis de optimismo, pero el trabajo del emprendedor sí, las responsabilidades son todas tuyas y no hay un jefe de quién quejarnos o a quién echar las culpas Una de las recomendaciones más extendida entre los emprendedores es “celebrar los logros”, no dejarlos pasar invisibles, porque son como pequeñas islas que te ayudan a “descansar” para el próximo cros que te espera.Los éxitos son el motivador más potente para un nuevo comienzo. Parar y celebrar el logro, el resultado de aquello en lo que somos muy buenos, es el mejor método para superar el bajón que probablemente nos dará, cuando descubramos nuestros puntos débiles. Y es que nadie es perfecto, ni tiene que serlo. Así que cuando se avecina un fracaso en lugar de culpabilizarnos más vale armarse de paciencia y pensar cómo se pueden aprovechar las cualidades que tenemos para salir del momento difícil.

Los fracasos también se pueden controlar, una vez que se hacen realidad toca planificar las estrategias y los tiempos para la salida de la situación. La impaciencia y la frustración son el peor consejero en estos momentos. En el carácter del ser humano está codificada la debilidad por quién tiene un éxito y el rechazo a quien ha fracasado. Sentirse traicionado o juzgado por haber tenido una caída es una sensación que muchos hemos experimentado. El mundo está lleno de gente que ha pasado, pasa o pasará por el mismo sendero que pisamos en este momento.

Encontrar a alguien que tiene experiencia acumulada, que no carece de fracasos y aliarnos con él, tiene más valor que encontrarnos con un ángel de la guarda que te ofrece dinero fácil. A veces la salida del fracaso también requiere inversión de dinero. En estos momentos es mejor recordar que en los negocios algunas veces se gana dinero y otras se gana experiencia. Pensar que hasta las empresas grandes tienen sus momentos malos, sin duda menos tangibles y dañinos que las pérdidas que debe soportar un autónomo emprendedor, pero esto no quiere decir que ser emprendedor sea peor que quien tiene el respaldo de un equipo y recursosconsiderables.

En el futuro que nos viene puede quenoexista el empleo tal y como lo conocemos ahora, pero siempre habrá trabajos por hacer, porque el trabajo es resolver problemas y entrar en relación con el entorno, independientemente cómo sea este entorno. El trabajo cada vez más dependerá de la tecnología.Habrá trabajos que aún no hemos definido en qué consistirán ni como se llamarán. En todo este vertiginoso mundo de cambios la aptitud de aprender es la mejor herramienta para recibirel futuro. Quiero pensar además, que de nosotros depende cómo queremos que sea este mundo, su impacto social y medioambiental. Este presente necesita más emprendedores dispuestos a mejorar la actualidad.

Daniela Pavlova

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: